Revivieron a una joven australiana de 41 años después de 42 minutos de muerte clínica, los médicos le dieron masaje cardíaco, dijeron este lunes.

Interior de un quirófano (Wikipedia)

La semana pasada, Vanessa Tanasio fue trasladada de urgencia a un hospital de Melbourne por un paro cardíaco, debido a una arteria bloqueada. La habían declarado clínicamente muerta después de su llegada.

Los médicos usaron un compresor cardíaco externo, Lucas 2, para seguir irrigando el cerebro, mientras el cardiólogo, Wally Ahmar, abrió la arteria para desbloquearla.  Cuando se restableció el flujo sanguíneo de la arteria, el corazón comenzó a latir a ritmo normal.

“Usé múltiples choques y varios medicamentos para resucitarla”, dijo el cardiólogo. “Es un milagro. No  pensé que saliera tan bien.”

De acuerdo al hospital, es la primera vez que le compresor cardíaco Lucas 2 fue utilizado con éxito durante mucho tiempo en un paciente en Australia.

La paciente informó que nunca antes había tenido problemas cardíacos.

“Recuerdo que estaba en mi sofá, luego en el suelo, después llego al hospital. Luego dos días que no recuerdo nada”, dijo Vanessa, madre de dos hijos. “Estuve muerta una hora, y menos de una semana después, me siento en plena forma. Es surrealista.”