La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó la convocatoria para la eliminación gradual de los termómetros médicos y los aparatos para medir la tensión arterial que contengan mercurio en 2020.

Termómetro de mercurio (totclinic.com)

En un comunicado emitido en Ginebra, la OMS informó unir sus fuerzas con la organización Health Care Without Harm para esta convocatoria.

Se lanzó la campaña, llamada “para el cuidado de la salud libre de mercurio para el año 2020”, para conmemorar la firma de la Convención de Minimata sobre el mercurio.

El mercurio y sus diferentes compuestos son una “preocupación para la salud pública mundial y tienen una serie de efectos graves en la salud”, dice la OMS. Y cita “daños neurológicos en el cerebro, especialmente entre los jóvenes.”

El mercurio puede tener efectos nefastos en los riñones y el sistema digestivo, señala la OMS.

El Convenio de Minimata permite el uso del mercurio en los termómetros hasta el 2020 con excepciones que pueden retrasar la fecha límite hasta el 2030, según la OMS.

Sin embargo, la OMS estima que los efectos en la salud del mercurio “son tan graves que todos deben esforzarse por cumplir la fecha límite del 2020 establecida por la convención.”

El convenio orienta a los países que se sabe tomarán medidas especiales para eliminar las formas más tóxicas de uso del mercurio.

La OMS y sus colaboradores del sector salud se esforzarán por eliminar progresivamente los antisépticos locales y los productos cosméticos para aclarar la piel que contienen mercurio.

La OMS también está desarrollando medidas para eliminar progresivamente el uso de este metal en las amalgamas dentales.

El Convenio de Minamata fue adoptado el 10 de octubre en Kumamoto, Japón.