Liu Bei, emperador humanista y preocupado por el pueblo

David Wu, Epoch Times

Se considera a Liu Bei (161-223), en la historia china, como un dirigente pleno de humanidad que tuvo en cuenta las enseñanzas del confucionismo y cuidó mucho a su pueblo.

Retrato de Liu Bei de la época de la Dinastía Ming (Wikipedia)

Descendiente lejano de la familia imperial Han, su madre viuda lo crió en la pobreza, ella hacía y vendía zapatos y esteras. De  niño, manifestó su ambición de llegar a ser emperador, haciendo la analogía entre el árbol bajo el cual se sentó y la carroza imperial.

Ya de adulto, se convirtió en magistrado. Gozó de una gran popularidad por su compasión y la atención que daba a la gente. Se dice que un asesino enviado por sus rivales para matarlo, no lo hace por la impresión que le causa su bondad hacia los demás. El asesino se arrepiente y Liu lo libera.

La campaña militar de Liu Bei fue menos exitosa en los primeros días y se encontró en la situación de pedir la protección de otros jefes en la guerra. Era muy querido por sus compañeros y su potencial fue reconocido por Cao Cao, su principal enemigo.

Un reconocido consejero probó una vez la moral de Liu, le sugiere, antes de servirle, ofrecer a los demás un temible caballo. Liu rechazó el consejo egoísta. De esta manera, se ganó la lealtad del consejero que le ayuda después a ganar muchas batallas.

Cuando Cao Cao tomó como rehén a la madre del consejero, Liu le permitió servir a su oponente para que pudiera encontrar a su madre. Conmovido por esta confianza, fue más tarde conocido como el “consejero silencioso” porque nunca dio un consejo al rival de Liu durante su vida. Antes de partir, recomienda al consejero menos conocido pero posiblemente el más capaz e inteligente de todas las generaciones, Zhuge Liang. Zhuge fue el cerebro de la batalla de los Acantilados Rojos y después ayudó a Liu a establecer el reino de Shu Han.

La atención que Liu Bei daba al pueblo es evidente en la historia Traed a los civiles a cruzar el río. Al saber que las tropas de Cao Cao venían hacia su ciudad, Liu decidió desertar y refugiarse en el sur. La mayoría de los civiles lloraron porque querían seguirle en lugar de servir a otros jefes de guerra. Liu Bei sabía que los civiles retrasarían la retirada, sobre todo al pasar por el río, no pudo soportar abandonarlos. Perdió la mayor parte de sus tropas y a sus esposas al tratar de que atravesaran el río.

Más tarde, Liu Bei se reunió con los hombres de su ejército. Derrotó a Cao Cao, aliándose con Sun Quan de Wu del Este en la batalla de los Acantilados Rojos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s