Cada vez menos jóvenes estadounidenses consideran la marihuana peligrosa, según un estudio publicado este miércoles, muestra la creciente tolerancia hacia una droga ilegal y considerada adictiva.

Vista de la planta de marihuana (Wikipedia)

En su informe de 2013, El Instituto Nacional de Drogas indica que el 39.5% de los estudiantes del último año de preparatoria (18 años), consideran la marihuana peligrosa, contra el 44.1% de hace un año.

Casi el 23% de ellos dicen haberla fumado el mes anterior a la encuesta, y el 36% en los 12 meses anteriores.

Se entrevistó a más de 41,000 estudiantes de 389 escuelas para este estudio.

La ley de EE.UU. estipula que la marihuana es una droga altamente adictiva como la heroína, el LSD y el éxtasis.

Sin embargo, después de los referéndum, los estados de Colorado y Washington legalizaron su uso con fines recreativos a partir del 1º de enero de 2014, mientras que 19 estados la autorizan con fines médicos.

En octubre, por primera vez, según una encuesta de Gallup, la mayoría de los estadounidenses, el 58%, estaban a favor de su legalización.

Frente a este cambio de la opinión pública, en agosto, el gobierno de Obama giró instrucciones a los procuradores federales de no ir tras las personas en los estados que hubieran despenalizado la marihuana, a nivel federal sigue siendo ilegal, sino más bien ir sobre las redes de narcotráfico.

Después de la publicación del estudio, el Director de la Oficina de Fiscalización de las Drogas, Gil Kerlikowske dijo que era necesario “redoblar esfuerzos en la prevención” para desviar a los jóvenes de las drogas.

Nora Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, también le preocupa la droga aspirada. “Hay que recordar que durante los últimos 20 años, los niveles de THC (la molécula psicotrópica contenida en la marihuana) aumentaron del 3.75% en 1995 a 15% en los cigarrillos de marihuana (…) Un consumo diario tiene efectos más violentos en el cerebro de un joven que hace diez o veinte años”, dijo.

Fuente: AFP