Un hombre dado por muerto después de suicidarse, causó pánico en un hospital de Kenia, al despertarse en la morgue al día siguiente, justo antes de ser embalsamado.

“El paciente se salvó justo antes de ser embalsamado”, dijo el jueves el director del hospital del distrito de Naivasha, el Dr. Joseph Mburu.

Paul Mutora de 24 años, intentó suicidarse ingiriendo insecticida después de una disputa familiar.

Después de ser transportado a urgencias, se le administró un medicamento para frenar su ritmo cardíaco. Lo que indujo, según el médico, a un “error del personal” que al considerarlo muerto lo trasladó a la morgue.

Al día siguiente, el equipo médico escuchó ruidos que salían del “cadáver” y, al observar su despertar, huyeron despavoridos.

“La culpa es mía desde el principio, me disculpo”, declaró el aparecido que sigue en convalecencia.

Fuente: AFP