Hormiga ninja identificada por biólogos alemanes

Recientemente biólogos alemanes identificaron al este de Estados Unidos una nueva especie de hormiga, que captura otras para convertirlas en esclavas usando técnicas de infiltración dignas de los ninjas.

Temnothorax Pilagens (entomologytoday)

La especie es del género Temnothorax, que incluye cientos de especies hormigas pequeñas que viven en los árboles o en la tierra de los bosques, llamada “pilagens”, del latín “pillarde” (ladrón), debido a que incursiona en nidos de otras especies para procurarse esclavas.

Pero a diferencia de otras hormigas esclavistas del Amazonas que pueden desplegar hasta 3,000 soldados en el terreno para sus razias, la Temnothorax pilagens lo hace con sigilo y una gran economía de medios.

Persigue únicamente a dos otras especies de hormigas cercanas a la suya, que eligen vivir en bellotas o nueces huecas que sirven de verdaderos castillos reales, paredes gruesas y una sola entrada de un milímetro de diámetro, fácil de defender.

El objetivo ideal para la “hormiga ladrona”, su pequeño tamaño (2.5 mm en promedio) limita su alcance a unos pocos metros cuadrados de terreno arbolado. Un ataque masivo o asedio prolongado, costoso en tiempo y vidas, la pequeña esclavista prefiere la furtividad y la infiltración.

Un escuadrón por lo general consta de cuatro esclavistas, la exploradora descubre el blanco. Gracias a su pequeño tamaño, las ladronas se cuelan fácilmente por la puerta de la colonia enemiga y emplean un camuflaje químico para pasar desapercibidas.

En general, cuando un hormiguero es atacado por el enemigo, termina en lucha y a veces la muerte. Pero, curiosamente, biólogos de la Universidad de Mainz y el Museo de Historia Natural Senckenberg Görlitz no observaron tales incursiones en las hormigas depredadoras.

No sólo sus víctimas no se defienden, sino que los dejan llevar libremente larvas o individuos adultos, que los ladrones hacen trabajar por cuenta propia.

Las hormigas esclavistas simplemente secretan sustancias químicas específicas que impiden a sus presas reconocerlos como enemigos, reveló el estudio, publicado en la revista en línea Zookeys.

A pesar del camuflaje químico, a veces desenmascaran a los intrusos.

Ninjas al final, saben golpear donde más duele, con su picadura, se dirigen específicamente al cuello de sus adversarios, donde el caparazón es suave.

La picadura provoca parálisis inmediata y muerte súbita, resultando una tasa de mortalidad del 5 al 100% en las colonias atacadas, con casi cero pérdidas entre las ladronas, dicen los investigadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s