Por primera vez, un informe de la ONU acusa al régimen de Corea del Norte de crímenes de lesa humanidad a gran escala, y exige que la comunidad internacional actúe para que los responsables rindan cuentas.

Kim Jong-Un (gerarddirect.com)

Tan pronto como se distribuyó el informe, China, aliado histórico de Corea del Norte, confortó a Pyongyang, rechazando cualquier remisión del Consejo de Seguridad a la Corte Penal Internacional (CPI).

China reaccionó incluso antes de la publicación oficial del informe. “Presentar el informe a la CPI no ayuda a resolver la cuestión de derechos humanos en un determinado país”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hua Chunying.

Corea del Norte ha cometido y sigue cometiendo muchos crímenes de lesa humanidad, señala el informe.

La Comisión, integrada por tres eminentes juristas internacionales, se formó en marzo de 2013, por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra.

Hace un llamado, en sus conclusiones, al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a que la CPI proceda.

El presidente de la Comisión de Investigación, el australiano Michael Kirby, dijo que después de la publicación de su informe, la comunidad internacional ya no puede alegar ignorancia como excusa para no actuar.

La Comisión considera que “cientos de miles de presos políticos murieron en los campos en los últimos 50 años”, “eliminados gradualmente por inanición deliberada, trabajos forzados, ejecuciones, tortura, violaciones.”

Los tres abogados establecieron que la cantidad de campos y prisioneros ha disminuido debido a la muerte y algunas liberaciones, pero estiman que “80,000 a 120,000 presos políticos están actualmente detenidos en cuatro grandes campos prisiones.”

Entre los crímenes de lesa humanidad, en especial la Comisión menciona “actos inhumanos que provocan intencionalmente hambre prolongada.”

Los tres abogados de la Comisión no pudieron ir a Corea del Norte, a pesar de su solicitud, pero se entrevistaron en muchos países con fugitivos y testigos para redactar el informe que consta de 372 páginas.

“Cientos” de funcionarios norcoreanos pueden ser responsables de estas violaciones y crímenes de lesa humanidad, según la Comisión de Investigación.

Michael Kirby señaló que el líder Kim Jong-Un también tiene “una gran responsabilidad.”

Propuso la creación de un órgano de supervisión de la ONU, con sede en la región para continuar registrando violaciones y preparar el enjuiciamiento de los responsables.

El informe encontró “más de 200,000 personas desaparecidas, incluso niños”, entre ellas sudcoreanos que partieron al norte, personas de origen coreano venidas del Japón así como japoneses y chinos.