Un astrónomo español observó en directo un asteroide tan grande como un refrigerador chocar con la luna, un raro fenómeno que pudo registrar y analizar.

El 11 de septiembre de 2013, José María Madiedo, profesor de la Universidad de Huelva en España, mantenía su mirada en dos telescopios de observación lunar, hasta que detectó un poderoso flash luminoso en el Mare Nubium, (mar de nubes en latín), una cuenca lunar llena de lava fría.

El rayo era casi tan brillante como la estrella polar y debía ser visible a simple vista desde la Tierra, precisa la Royal Astronomical Society (RAS) británica, que informa del suceso en su boletín anual.

Un resplandor siguió al flash que duró ocho segundos en la superficie de la luna.

“Fue entonces cuando me di cuenta de que era testigo de un acontecimiento raro y extraordinario”, dijo Madiedo, cuyo vídeo se encuentra en internet.

De acuerdo con los cálculos del astrónomo y sus colegas, el asteroide pesaba alrededor de 400 Kg con un diámetro entre 60 cm por 1.4 m, y se precipitó sobre la luna a más de 60,000 Km/h.

Una velocidad tal que la roca cósmica se vaporizó instantáneamente con el impacto, haciendo un cráter de 40 metros de diámetro, emitiendo un intenso calor, fuente del flash observado desde la Tierra.

A diferencia de la luna, la Tierra está protegida por su atmósfera y meteoritos de un tamaño comparable con el que golpeó su satélite, se consumiría por completo antes de llegar a la superficie.

En comparación, el meteorito que explotó sobre la ciudad rusa de Chelíabinsk hace un año, medía 20 metros más y pesaba 13, 000 toneladas, y sólo una pequeña fracción de su masa inicial alcanzó la superficie de la Tierra.

Vídeo de J. M. Madiedo: http://www.youtube.com/watch?v=perqv4qByaI&feature=youtu.be