China ante el reto de combatir su galopante contaminación

Li keqiang, primer ministro chino, anunció solemnemente que el gobierno le “declaró la guerra a la contaminación”, mientras las grandes ciudades del país se sofocan en un smog por demás crónico.

Foto: ecodiario.eleconomista. es

Entre las medidas que el primer ministro prometió este miércoles ante el parlamento de China, la Asamblea Popular Nacional (APN), se encuentran la organización de su industria pesada (eliminando el exceso de capacidad en algunos sectores), lograr un ahorro de energía y reducir el volumen de gases de los vehículos.

Además, se eliminarán 50,000 calderas de carbón de tamaño mediano, se mejorarán las instalaciones térmicas que queden con una mejor supervisión, mientras se desechan seis millones de vehículos viejos.

Por último, China estableció un tope para limitar su consumo de energía total (el Sr. Li no proporcionó cifras al respecto) y seguirá aumentando el consumo de fuentes de energía no fósiles.

Pero Li Keqiang no prometió explícitamente que el consumo de carbón (que suministra a China más del 70% de su energía) disminuya.

La mayoría de las medidas contra la contaminación se basan en el cierre o la mayor supervisión de pequeñas empresas que operen en la industria pesada, imponiendo restricciones a las siderúrgicas más poderosas, que tienen su propia central de carbón.

Aunque Pekín se comprometa a actuar, el gobierno central deberá enfrentar serias dificultades para poner en práctica estas medidas en provincia.

En 2008, mientras los ojos del mundo se volvieron hacia Pekín durante los Juegos Olímpicos, la ciudad implementó medidas estrictas para restringir el uso de automóviles por más de dos meses para reducir las emisiones tóxicas al 60%. Los trabajos de construcción pararon y las fábricas en las afueras estuvieron cerradas temporalmente.

Durante los peores episodios de contaminación atmosférica, las grandes ciudades adoptan medidas de emergencia y a corto plazo, impidiendo que circulen vehículos de la administración pública y parando el funcionamiento de fábricas.

Desde 2012, el municipio de Pekín publica estadísticas diarias del nivel de contaminación del aire, lo que ha contribuido a darle al tema prioridad política, pero el estado aún no ha desarrollado ninguna estrategia a largo plazo y en todo el país.

En 2012, Pekín anunció que se eliminarían, en los próximos tres años, unas 1,200 empresas contaminantes y que se ocuparían de las emisiones contaminantes del tráfico automovilístico.

Se han presentado varios proyectos para aumentar el consumo de energía y fortalecer los controles anticontaminantes, las autoridades han mostrado interés en la promoción del aceite y el gas en detrimento del carbón.

Pekín ha establecido estaciones de bicicletas para aliviar un poco el congestionamiento de la capital.

Por su parte, la provincia de Hubei anunció haber cerrado muchos pequeños reactores de energía de carbón con una capacidad total de 738,000 kilovatios.

Un informe de Goldman Sachs, publicado en diciembre, informó una disminución significativa en la producción de acero, precisamente por las medidas adoptadas para limitar la contaminación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s