Un joven turista alemán que se perdió en Australia, en una vasta región deshabitada, sobrevivió dos semanas alimentándose con moscas, contó a la policía el viernes.

Animación de una mosca (Wikipedia)

Daniel Dudzisz, de 26 años, se perdió en febrero, mientras caminaba entre Windorah y Jundah, dos pequeñas ciudades en el centro de Queensland, una zona poco poblada que es parte de Outback.

Un motociclista lo encontró el jueves, cerca de Windorah.

El joven se había perdido, después de quedarse desamparado, por las frecuentes inundaciones en esta parte de Outback, dijo a la policía. Para sobrevivir se alimentó de insectos.

“Si no lo hubieran escuchado con sus propios oídos, y mis hombres no lo hubiera oído, no podría creerlo”, dijo Mark Henderson, jefe de la policía local, de acuerdo a la Australian Boradcasting Corporation.

Incluso bromeó diciendo, que nunca había tenido hambre gracias a las abundantes moscas que se podían comer, y que aportan proteínas según el joven.

El joven alemán viaja a pie desde hace meses los estados de Nueva Gales del Sur y Queensland, siempre en contacto con las autoridades locales en caso de que se perdiera.

Salió el 17 de febrero de Windorah para Jundah, una distancia de 90 Km, se quedó desamparado entre dos zonas inundadas por el río Barcoo.

Cuando las autoridades de Jundah se dieron cuenta que no había llegado en la fecha prevista, se inició una búsqueda aérea en vano.

El joven dijo a la policía que quería continuar su viaje, que lo llevaría al Territorio del Norte, una región aún más deshabitada que la que acababa de atravesar.

Dudzisz no quiso que lo revisara un médico. “Desde luego tenía mucha hambre, pero aparte de eso, se veía en buena forma”, dijo el policía.