Grupo Televisa, dominante en la televisión y los grupos del magnate Carlos Slim en las telecomunicaciones tendrán que dejar espacios a la competencia, de acuerdo con una decisión del nuevo organismo regulador de las telecomunicaciones en México.

Carlos Slim Helú (Foto: Wikipedia)

Televisa, propiedad de Emilio Azcárraga, así como grupos Inbursa y Carso, propiedad de Carlos Slim, fueron declarados “agentes económicos preponderantes” directos e indirectos en estos sectores, es decir más del 50%, por el Instituto Federal de Telecomunicaciones IFT, organismo creado por la reforma constitucional en telecomunicaciones aprobada en mayo de 2013.

El IFT no ha publicado sus decisiones, pero los grupos implicados señalaron que habían sido informados.

Grupo Televisa, dijo en un comunicado que el IFT impuso una serie de medidas y “obligaciones restrictivas de importancia”, incluyendo “poner la infraestructura de radiodifusión a disposición” de competidores a través de una oferta pública que permita la entrada de nuevos emprendedores que demanda el mercado de la televisión.

El IFT anunció este jueves su decisión de lanzar una licitación pública para la apertura de al menos dos nuevos canales de televisión abierta en México.

La televisión abierta en México, hasta ahora, está repartida principalmente entre las cadenas de Televisa, que representa el 70% de los canales de televisión abierta y el 60% de los canales por cable, y la de TV Azteca.

Por su parte Grupo Inbursa y Carso de Carlos Slim, recibieron la notificación de la ITF, de las medidas que deben adoptar para permitir a la competencia ejercer en el sector de telecomunicaciones.

Las empresas del grupo Slim dominan el mercado de la telefonía con Telmex, que concentra más del 80% de teléfonos fijos y Telcel con cerca del 70% del mercado de teléfonos celulares.

La reforma en telecomunicaciones, es una reforma estructural que marcó el primer año de presidencia del presidente Peña. La reforma fue aprobada por los principales partidos de oposición.