Dos enormes estatuas del faraón Amenhotep III, se dieron a conocer este domingo 23 de marzo en Luxor, donde ya están sentados los dos colosos de Memnon, famosas representaciones del faraón que reinó más de 35 años en Egipto.

Se descubrió estatua de Amenhotep III sentado, con las manos apoyadas en la rodilla en Luxor, Egipto. (Foto: AFP/ Khaled Desouki)

Las inmensas estatuas de cuarcita roja, fueron descubiertas en el templo funerario del faraón, también conocido como el “templo de millones de años”, en la orilla occidental del Nilo. Estaban de pie en sus lugares originales, según los arqueólogos.

Este templo es famoso por los dos colosos de Memnon, de 3,400 años de antigüedad, que representan a Amenhotep II, que reinó en el siglo XIV a.C., que marcó el apogeo de la civilización del antiguo Egipto.

Los colosos de Memnon, que representan al faraón sentado con las manos en las rodillas, cada año atraen miles de turistas a Luxor, una ciudad-museo a las orillas del Nilo.

Las dos nuevas estatuas han sufrido graves daños durante siglos, por la erosión, terremotos o la irrigación.

Una de las nuevas estatuas, que pesa 250 toneladas, representa al faraón sentado apoyadas las manos en las rodillas.

Con una altura de 11.5 metros, medía originalmente 13.5 metros y pesaba 450 toneladas, el faraón lleva la doble corona tradicional.

Bajo la corona, Amenhotep lleva nemes, un tocado con las orejas despejadas. Vestido con una túnica plisada con un cinturón ancho en la cintura.

A lo largo de su pierna derecha se encuentra una estatua de su esposa, Tiyi, que porta una peluca y una túnica ajustada. Una estatua de la madre del faraón, que se desempeñó en la regencia desde su ascenso al trono a los 12 años, fue tallada a lo largo de la pierna izquierda, pero desapareció, según los arqueólogos.

El trono está decorado con escenas que representan la unificación del Alto y Bajo Egipto.

La segunda estatua del faraón, representado de pie, se instaló en la puerta norte del templo.

También se descubrió una estatua de la hija del faraón, la princesa Iset.

Amenhotep III subió al trono de Egipto cuando tenía 12 años. Heredó un imperio que se extendía desde el Éufrates hasta Sudán, reinó más de 35 años antes de dejar el trono a su hijo, Amenhotep IV, más conocido como Akenatón.