Cada mes, se recogen cientos de cerdos muertos en un gran reservorio de agua al suroeste de China, país que sufre de grandes carencias en su industria agroalimentaria, se informó a la prensa este miércoles.

Cadáveres de cerdo en envoltorios para sacarlos de la orilla del río Gan, en Nanchang, el 18 de marzo de 2014. (Foto: AFP)

Cadáveres de cerdo en envoltorios para sacarlos de la orilla del río Gan, en Nanchang, el 18 de marzo de 2014. (Foto: AFP)

Este caso recuerda al escándalo del año pasado, cuando arrojaron miles de cadáveres de puercos cerca de Shanghái, en el río Huangpu, que representa casi una cuarta parte del consumo de agua de los habitantes de la metrópoli.

Los nuevos casos, aumentan las inquietudes sobre la calidad del agua y la de la carne de puerco, los cerdos muertos se encuentran en los ríos que alimentan el embalse de Qionglai, en la muy poblada provincia de Sichuan.

El problema no es nuevo, pero se ha agravado últimamente, puesto que hay más de 300, 000 criadores de cerdos a lo largo de los tres ríos que conducen a este depósito de agua.

Se recogen unos 500 cerdos muertos cada mes en el depósito de Qionglai, dijo a un diario local Xu Bangchun, uno de los empleados contratado por las autoridades para realizar la tarea.

Hace unos días, se sacaron 157 cerdos muertos de un río de la provincia central de Jiangxi, a cientos de kilómetros.

Frente a normas sanitarias más estrictas por parte de las autoridades, generalmente se acusa a los criadores de deshacerse de sus animales muertos por la noche.

Cuando no son arrojados al río o a lo largo de las carreteras, los cerdos muertos por alguna enfermedad terminan en la carnicería.

Estos casos ilustran el lado oscuro de la industria de los alimentos en China, donde lo primero es alimentar a su enorme población.

La mayoría de los ríos en China están, de todas maneras, ya contaminados por la industria.

Fuente: AFP