Miami, playas de ensueño y miles de propiedades muy cerca del mar, están cada vez más amenazadas por el aumento del nivel del Océano Atlántico, informaron funcionarios y expertos este martes.

Vista aérea de Miami Beach, el 24 de abril de 2005. (Foto: AFP/ Roberto Schmidt)

La situación es más preocupante en Miami, metrópolis que tiene una gran cantidad de tiendas, hoteles y edificios residenciales ubicados en la zona costera.

En una audiencia del Senado de los EE.UU. organizada en Miami, el senador Bill Nelson incluso llamó al sur de Florida como “zona cero” del cambio climático.

De acuerdo con funcionarios, tres cuartas partes de los 20 millones de habitantes de Florida viven en la costa. Y el mar se acerca peligrosamente. Según la ONG World Resources Institute, Florida perdió 30 centímetros de costa desde 1870 y de aquí al 2060, el mar habrá ganado de 23 a 61 cm.

Lo más preocupante es que la ciudad de Miami se encuentra solamente a 1.22 m de altitud.

“Estamos en un suelo constituido de roca sedimentaria caliza que es porosa y empapada de agua”, dijo el senador Nelson. “La construcción de represas no serviría de nada”, porque el subsuelo es “como queso gruyere.”

“Tenemos que encontrar soluciones innovadoras” para proteger los bienes inmuebles situados al borde de la costa de Miami, que tienen un valor total de 14, 700 millones de dólares dijo el Sr. Nelson, senador demócrata.

El alcalde de Miami Beach, Philip Levine, dijo por su parte que, durante las inundaciones, los habitantes tienen que cruzar la calle con el agua hasta las rodillas para entrar en sus casas.

Las autoridades van a instalar tres bombas antes de las grandes mareas de octubre, para drenar mejor del agua, dijo.