Una tumba y su momia de 5,600 años, antes de la primera dinastía de los faraones, fueron desenterradas al sur de Egipto. Un descubrimiento importante para conocer los rituales de ese periodo, anunciaron un equipo de arqueólogos este miércoles.

Peines de marfil, diversas herramientas y armas encontradas en la tumba de una momia en la región de Kom al-Ahmar (Foto: afp.com)

Esta tumba, en la región de Kom al-Ahmar, entre Luxor y Aswan, fue construida antes del reinado de Narmer (3185-3125 a. C.), el primer rey que unificó el Alto y el Bajo Egipto, y considerado por algunos el fundador de la primera dinastía de los faraones, según un comunicado del Departamento de Antigüedades, que dirige las excavaciones.

Fue descubierta en el sitio de Hieracómpolis, la ciudad de Falcon, el nombre dado por los antiguos griegos a Nekhen, la capital del reino del Alto Egipto antes de las dinastías, donde se adoraba desde hace tiempo al rapaz semejante al dios Horus, una de las más antiguas deidades egipcias. Es en el sitio de Hieracómpolis que se encontraron las tumbas de los reyes Namer y Ka, este último, uno de los últimos monarcas de la época pre-dinástica.

“La importancia de esta tumba es que su contenido quedó bloqueado”, dado que la mayoría de las tumbas fueron saqueadas durante milenios, “y que su estado de preservación dará una oportunidad a los arqueólogos de aprender más acerca de los rituales de la época”, dijo Renée Friedman, quien dirige al equipo internacional autor del descubrimiento.

Además de la momia que parece ser un adolescente o un adulto joven, la tumba oculta la estatuilla de marfil de un hombre con barba así como una docena de peines de marfil, y diversas herramientas y armas, según el comunicado.