Metros cúbicos de billetes de banco, por un total de 100 millones de yuanes (11.8 millones de euros), se encontraron en la casa de un alto funcionario chino, informó el jueves un medio de comunicación local, en lo que parece ser el último escándalo de corrupción hasta la fecha en el país.

Billetes de 100 yuanes en un banco de la provincia china de Jiangsu (Foto de archivo afp.com)

La policía recurrió a no menos de 16 máquinas para contar billetes para evaluar el botín que tenía en su casa Wei Pengyuan, subdirector de la Oficina del Carbón en la Administración Nacional de la Energía.

Al contar esta enorme cantidad de dinero en efectivo, cuatro de las 16 máquinas se descompusieron, dijo el periódico Caixin, medio de comunicación chino con cierta reputación.

La denominación más grande en uso en China es el billete de 100 yuanes, de color rojo con la imagen de Mao Tse-Tung. Lo que significa que los millones de yuanes guardados por el Sr. Wei representan por lo menos un millón de billetes, o sea una columna de 100 metros de alto si los amontonamos en una sola pila.

Las autoridades abrieron una investigación contra el señor Wei, cuya tarea principal era emitir permisos y aprobaciones para la construcción de nuevas centrales térmicas, continuó Caixin.

Este descubrimiento se produjo ya que las autoridades chinas pusieron en marcha desde el año pasado una gran campaña anticorrupción, dirigido hacia los cuadros de todos los niveles del Partido comunista.

Los casos de altos funcionarios despedidos por corrupción han proliferado estos últimos años, mientras que la información concerniente a los excesos y abusos de los políticos locales se divulgan regularmente en las redes sociales, avivando el descontento popular.

Sin embargo, al mismo tiempo, Pekín busca acabar con los activistas que exigen una mayor transparencia en las fortunas de los políticos. Un conocido militante anticorrupción fue condenado en enero a cuatro años de prisión.

En enero, se publicó un amplio estudio por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), que reveló que los cercanos a altos dirigentes del régimen, incluso Xi Jinping y el ex Primer ministro Wen Jiabao, ocultan sus fortunas en paraísos fiscales.