Traficantes argentinos utilizaron una anaconda para proteger un cargamento de cocaína y cannabis para disuadir a la policía en caso de búsqueda, pero el reptil no tuvo el efecto deseado.

La anaconda puede medir hasta 10 metros de largo y pesar 200 Kg. (Foto: EFE)

La policía allanó una casa en González Catán, suburbio al oeste de Buenos Aires, y le echaron mano a varios kilos de cocaína y cannabis después de mover a la serpiente, que dormía sobre la droga, según la policía argentina.

“Sabíamos que había droga proveniente de Paraguay, pero la presencia de la serpiente nos obligó a recurrir a expertos en reptiles para dominarla”, declaró un policía.

La anaconda no es venenosa, sofoca a su presa envolviéndola. Puede alcanzar 10 metros de largo y pesar hasta 200 Kg.

Fuente: AFP