¿Su teléfono inteligente lo distrae fácilmente? ¿Trata constantemente de consultarlo sin razón? ¿No se puede separar de él? Hay riesgo de que sea adicto y que incluso necesite ayuda de un psicólogo.

Personas consultando su smartphone (foto: biz-tec.mx)

En Singapur, como en muchos países, los psiquiatras afirman que la adicción al Smartphone es un desorden psicológico. Junto con Corea del Sur, China, Taiwán, la ciudad-Estado es uno de los países de Asia más afectados por este fenómeno.

Singapur y Hong Kong detentan el record regional de la mayor cantidad de usuarios de smartphones por habitante, de acuerdo a un informe publicado el año pasado por la compañía Nielsen.

El 87% de los 5.4 millones de habitantes de Singapur están bien equipados con teléfonos de múltiples funciones, contra el 65% de Estados Unidos. Pasan un promedio de 38 minutos por sesión en Facebook, casi el doble de los estadounidenses, de acuerdo con la compañía Experian.

La adicción al internet se debe clasificar como un trastorno mental, dice Adrian Wang, psiquiatra del Centro Médico Gleneagles.

El médico mencionó a la AFP, el caso de un estudiante de 18 años de edad, cuyos síntomas eran extremos: no se afeitaba, estaba flaco, con el cabello largo, no se bañaba en varios días, parecía un mendigo, en un país con un nivel de vida de los más elevados del mundo.

El adolescente incluso había llegado a las manos con su padre, cuando éste quiso confiscar su laptop. Y cuando el padre cortó el acceso a internet de la casa, el hijo se desesperó al punto de deambular por el barrio para tratar de captar las conexiones inalámbricas de los vecinos.

Finalmente, lo hospitalizaron, le dieron antidepresivos y siguió una psicoterapia para que mejorara.

Las clínicas de Singapur, han visto evolucionar los síntomas de sus pacientes jóvenes con los años.

Mientras que antes se ocupaba de adictos a los videojuegos, ahora consulta a jóvenes adictos a las redes sociales y vídeos en línea.

A nivel físico, más y más personas sufren de “cuello-texto” e “icuello”, que se refiern al dolor en el cuello debido a la mala postura al usar dispositivos móviles, dice Tan Kian Hian del Hospital General de Singapur.

En Asia, varios países han abierto centros de tratamiento para jóvenes “adictos” al internet, especialmente en Corea del Sur, China y Taiwán.

En 2013, un estudio mostró que el 7% de los 50 millones de surcoreanos están en “alto riesgo” de adicción al internet. El porcentaje se elevó a casi un 20% en los adolescentes.

China cuenta con cerca de 300 centros de tratamiento, mientras que un estudio calculó en 24 millones la cantidad de jóvenes chinos adictos a internet, según un reportaje de la televisión estatal CCTV.

Los síntomas de adicción: incapacidad de dejar de navegar, ansiedad cuando no tienen su Smartphone, la pérdida de eficiencia en el trabajo o en los estudios, y necesidad de verificar siempre su teléfono.

Los padres deben abstenerse de dar un teléfono inteligente o una Tablet a sus hijos pequeños para tenerlos ocupados o callarlos. Es como la televisión en el pasado, una niñera electrónica, y peor, porque la televisión sólo era en casa, ahora hay pantallas por todos lados.

El problema es tan grave en Singapur, que en 2014, se lanzará un programa de sensibilización para los niños en edad preescolar y sus padres, que se llama “bienestar cibernético”. Se quiere evitar que los padres den estos gadgets a sus hijos muy pronto o sepan retirárselos a tiempo.

Un grupo de estudiantes de la Universidad Tecnologica de Nanyang de Singapur lanzó, el año pasado, una campaña animando a los jóvenes a poner su Smartphone, pantalla oculta, en presencia de su familia.

Fuente: AFP