Piratas informáticos chinos lograron penetrar los archivos de la administración de EE.UU., en los que se registraron los datos personales de todos los funcionarios federales, informó el jueves el New York Times, lo que funcionarios estadounidenses confirmaron implícitamente.

Pero la información personal no se vio comprometida, aseguraron los mismos funcionarios.

La Oficina de Administración de Personal (OPM, por sus siglas en inglés), que tiene a su cargo a los funcionarios federales, y el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. trataron de remediar la posible intrusión en cuanto se dieron cuenta, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jennifer Psaki, quien se negó a confirmar la información del New York Times.

Los piratas actuaron en marzo y estaban interesados en los registros de decenas de miles de personas que solicitaron la acreditación de seguridad, dijo el periódico, citando a funcionarios estadounidenses no identificados.

La noticia cae cuando el Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, se encontraba en China, donde calificó a la piratería informática como “ducha fría” para la economía.

En este nuevo caso, los hackers pudieron acceder a la información contenida en las computadoras de la OPM, antes de ser bloqueados.

El periódico dijo que las autoridades no saben hasta qué punto violaron los sistemas. Los archivos contenían contactos en el extranjero, empleos anteriores y la información personal en relación con el posible uso de drogas, por ejemplo, de los postulantes a la acreditación, precisa el periódico.

Según un funcionario de EE.UU., la intrusión provenía de China, pero no está claro si los hackers trabajaban para el régimen chino.

Los piratas tratan, casi todos los días, de entrar a las computadoras del gobierno estadounidense, pero pocos lo logran. Este caso es diferente, porque por una vez se ha abierto una brecha, dijo el diario.