Los obreros pusieron la última viga del más grande rascacielos de Shanghái, la segunda torre más alta del mundo, se eleva a 632 metros en la capital económica de China.

Torre de Shanghái en construcción 4 de agosto 2013 en el distrito financiero de la capital económica de China (Foto: AFP)

Sin embargo, la Torre de Shanghái, 137 pisos, estará totalmente terminada hasta el año próximo y está programado que abra sus puertas a mediados de 2015, dijo por su lado la agencia China Nueva.

El edificio, en la zona comercial de Pudong, supera con creces una torre taiwanesa, Taipéi 101, que con 509 metros era el rascacielos más grande de Asia y el segundo del mundo.

Pero la torre de Shanghái está lejos del record mundial, los 830 metros de la Burj Califa en Dubái.

La construcción de la Torre de Shanghái, que albergará oficinas, centros comerciales, hoteles cinco estrellas y espacios de esparcimiento, comenzó en 2008.

En 2012, grandes grietas aparecieron en el suelo alrededor del edificio, aumentando los temores de un hundimiento del terreno, temores que descartaron el arquitecto y el promotor del proyecto.

Según la firma de investigación Emporis, China continental cuenta con dos de los diez edificios más altos del mundo: la Torre de Shanghái, y la Shanghai World Financial Center (492 m), que domina también el barrio de Pudong.