Matthew Robertson, Epoch Times

Después de pasar casi cinco años y medio de prisión, en cámaras de tortura en las montañas, en apartamentos de edificios anónimos, aislado de su familia y recientemente trasladado a una prisión remota, fue liberado Gao Zhisheng, uno de los defensores más importantes de derechos humanos en China.

Gao Zhisheng en una entrevista en su oficina en Pekín, 2 de noviembre de 2005. El conocido abogado de derechos humanos fue liberado de prisión después de cinco años y medio. (Foto: Verna Yu/ AFP/ Getty Images)

La noticia se propagó en Twitter, poco después de que su hermano, Gao Zhiyi, fue a recogerlo a la prisión de Shaya en la provincia de Xinjiang el 7 de agosto. Al parecer ambos hombres fueron escoltados por agentes de seguridad, para supervisar y restringir sus movimientos: un periodista de la Voz de América trató de hablar por teléfono con Zhisheng, pero sólo pudo intercambiar algunas palabras cuando oyó a su hermana decir: “Alguien viene” y se llevó el teléfono.

Su familia dijo que después de años de malos tratos en prisión, Gao Zhisheng tiene los dientes inferiores sueltos y los superiores tan mal que no puede masticar la comida. Para empezar, Gao Zhiyi acompañará a su hermano al dentista para componer sus dientes.

La esposa de Gao y sus dos hijos viven en California, no han visto a su marido y padre desde que tuvieron que huir a toda prisa de China en enero de 2009.