Los orígenes de la momificación podrían ser 1,500 años antes de lo calculado hasta ahora, según un estudio publicado el miércoles.

Dos capas de un textil analizado, la interior impregnada de sustancias para embalsamar. (Foto: R. Oldfield y J.Jones)

Los índices descubiertos previamente se encontraban entre 4,500 y 3,100 años antes de la era cristiana, la momificación egipcia consistía en la deshidratación del cuerpo de forma natural por la acción de la arena caliente y seca del desierto.

Antes del desarrollo de técnicas para embalsamar a sus muertos, los egipcios los enterraban en sus tumbas repletas de arena.

Rastros del uso de resinas para momificar los cadáveres descubiertos de forma esporádica y aislada se remontan a unos 2,200 años a. C., luego fueron más frecuentes en un periodo de 2,000 a 1,600 años antes de nuestra era, dicen los autores de los trabajos publicados en la revista estadounidense PLOS ONE.

Los investigadores de las universidades británicas de York y Oxford, así como de la universidad australiana de Macquarie, analizaron textiles funerarios encontrados en los cuerpos de las tumbas de uno de los más antiguos cementerios egipcios conocidos, que datan de 4,500 a 3,350 antes del comienzo de la era cristiana. Descubrieron la presencia de sustancias complejas usadas para embalsamar.

Con la ayuda de análisis bioquímicos, identificaron resina de pino, un extracto de planta aromática, goma, una planta oleaginosa y grasa animal.

Los resultados sugieren que los agentes de embalsamamiento pudieron usarse al menos un milenio antes de lo que se pensaba. Estas sustancias se encuentran en recetas complejas recurriendo a los mismos productos naturales y en proporciones similares a los utilizados en el apogeo de la momificación de los faraones, 3,000 años más tarde.

“Las propiedades antibacterianas de estos ingredientes, y la preservación de los tejidos blandos nos condujo a concluir que la presencia de estas sustancias marcan el inicio de los experimentos de momificación en Egipto”, dijo Stephen Buckey, investigador de la Universidad de York, uno de los principales autores de esta investigación.

“Estas recetas de resinas, usadas en las tiras prehistóricas que envolvían los cuerpos y contenían agentes antibacterianos, tenían las mismas proporciones de diferentes sustancias naturales como los empleados por los embalsamadores egipcios en la cima de su técnica 2,500 a 3,000 años más tarde”, dijo.

Los egipcios momificaban a sus muertos porque creían que no podían alcanzar la vida eterna si el cuerpo no se conservaba.