Una fuga de ácido sulfúrico tiñó de naranja el Río Sonora, 20,000 habitantes están sin agua.

Buenavista del Cobre contamina desde hace años, aseguran activistas. (Foto: Dossier Político/ Cuartoscuro)

En total, los habitantes de siete ciudades están sin agua desde la fuga, el 6 de agosto, de 40,000 metros cúbicos de ácido sulfúrico en la mina de cobre de Buenavista del Cobre, en Cananea.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos abrió una investigación “por posibles violaciones de los derechos humanos de los pueblos de Sonora, afectados por la fuga”, los grupos ecologistas han advertido de los peligros a la salud de esta agua contaminada.

La empresa que gestiona la mina, Grupo México (una de las líderes del sector en América Latina), asegura haber prevenido a las autoridades desde el miércoles.

Quiere tranquilizar, “el contenido del ácido no es tóxico en sí mismo”, dijo Juan Rebolledo, vicepresidente de relaciones internacionales de Grupo México, en Radio Fórmula.

“No habrá ningún problema, ni consecuencias graves para la población, siempre y cuando se tomen las precauciones adecuadas y la empresa vierta, como lo hace ahora, cal”, para neutralizar la acidez del producto, dijo.

Explico el accidente por “lluvias atípicas” ocurridas en la región, lo que causó inundaciones en los embalses.

Sin embargo, el efecto visual es muy preocupante, ya que el tóxico provocó en el río, a lo largo de 420 kilómetros, una mancha naranja de al menos 60 Km, a lo largo de siete ciudades: Arizpe, Banamichi, Baviacora, Aconchi, Cananea, Ures y Hermosillo, cuyo suministro de agua se suspendió.

La mina que ofrece 9,000 empleos directos, y tiene proyectos de expansión, busca aumentar su producción anual de cobre de 200,000 toneladas actualmente a 510,000 en 2016.

La región de Sonora, que reagrupa el 27% de la actividad minera en México, es la principal productora de oro, cobre y de grafito del país.