Los delfines dan gritos agudos cuando les dan un pescado de regalo, sonidos que algo recuerdan a los que emiten los niños cuando están contentos, según un estudio estadounidense publicado el miércoles pasado.

Stenella longirostris, Delfín acróbata de hocico largo (Foto: http://www.elhogarnatural.com)

Los autores señalan que esos sonidos no sólo se usan para alertar a otros delfines de la presencia de alimento, sino para expresar su alegría.

Explican que los sonidos emitidos por cetáceos muestran su placer, ya que los producen en el tiempo requerido para que el cerebro libere dopamina, hormona vinculada al placer.

El estudio publicado en la revista británica, Journal of Experimental Biology, fue conducido por Sam Ridgway, de la National Marine Mammal Foundation de San Diego.

Desde hace años, los investigadores estudian a los delfines de hocico largo y la ballena blanca. Los animan a repetir movimientos recompensándolos con pescado que les encanta.

Otras investigaciones han usado estimulación eléctrica que demostró que los cerebros de los monos y ratas están dotados de un mecanismo de placer en el cual la dopamina juega un papel importante, como en los humanos.

Experimentos con delfines en la década de los 50, ya habían revelado un mecanismo similar después de estimular su cerebro y producir dopamina.

Los científicos analizaron años de grabaciones de delfines y ballenas blancas.

Descubrieron que el tiempo trascurrido entre la expectativa de recompensa, el pescado, y su consumo, fuente de placer, fue un poco más largo que el tiempo necesario para liberar dopamina en el cerebro, por lo general unos 100 milisegundos.