Un hombre de 91 años a punto de morir en una fuente, fue rescatado por un adolescente de 13 años que sueña con ser bombero, en un pueblo de Seine-et marne, Francia, dijeron el jueves.

Cuando llegaron los rescatistas a Plaza de la República en el centro de Souppes-sur Loing, descubrieron que un niño de 13 años “lo sacó del agua y le dio los primeros auxilios”, dijo el joven.

El adolescente llamado Julien, “se paseaba por la plaza en bicicleta cuando vio” al anciano que casi se ahogaba y lo rescató. El anciano no hablaba, estaba sin aliento.

El joven ya había trabajado en el servicio de bomberos.

Una vocación familiar, porque Julien comenzará en septiembre su formación con los jóvenes bomberos, pues desde hace tiempo quiere hacer carrera allí.

El nonagenario, que sufre de Alzheimer, ya había intentado varias veces de suicidarse, y parece que se arrojó a la fuente para acabar con su vida, según la policía.

El anciano fue hospitalizado pero su vida no corre peligro.