Más del 69% de jóvenes iraníes usan software para burlar la censura en internet, según un estudio realizado por el Ministerio de Deportes y Juventud, citado el lunes por medios de comunicación.

Hasán Rohaní, presidente de Irán (Foto: Wikipedia)

El 69.3% usan los proxis (software que permite burlar a la censura) para internet”, declaró el jefe del Centro de Investigación del Ministerio, Mohammed Tagi Hassanzadeh, citado por la agencia ISNA.

El estudio se realizó entre marzo de 2013 a marzo de 2014, con una muestra de 15,000 iraníes de entre 15 a 29 años.

Según el mismo estudio, el 67.4% de los encuestados usan internet, el 19.1% para chatear, el 15.3% va a las redes sociales, 15.2% para divertirse. Sólo el 10.4% hacen una investigación científica.

Las autoridades iraníes tienen una política de filtrado de internet, que normalmente impide a las personas tener acceso a millones de sitios políticos, de información o de naturaleza sexual, así como las redes sociales Facebook, Twitter o Youtube.

Pero se puede encontrar fácilmente en las tiendas VPN (Virtual Private Network) a un precio módico que permite eludir la censura.

El presidente iraní, Hasán Rohaní, religioso moderado, promueve una mayor libertad política y cultural, incluso la apertura de internet, de acuerdo con los valores de la República Islámica.

El domingo, consideró que la censura en internet es contraproducente y que era necesario “convencer a los jóvenes” y utilizar “el dialogo y la persuasión para reforzar la moral social.”

“Algunos piensan en arreglar los problemas construyendo muros. Crean filtros, ellos crean proxis. Esto no funciona”, dijo.

La reciente decisión del gobierno de ampliar la licencia 3G a los dos principales operadores de telecomunicaciones iraníes causó controversia, algunos conservadores se preocupan ante la posibilidad de que los usuarios hagan uso de video llamadas.

El Departamento de Telecomunicaciones confirmó que los servicios de videotelefonía no están abiertos en el territorio. Las video llamadas no existían con el primer operador que se benefició del 3G.