Deutsche Telekom anunció el viernes, con motivo de la visita del Primer Ministro chino Li Keqiang a Alemania, la creación de una empresa con el operador de telefonía móvil China Mobile, para comercializar conexión de futuros coches en China.

Logo de Deutsche Telekom en una Feria Comercial en Berlín, septiembre 1o. 2011 (Foto: AFP/ Odd Andersen)

La empresa conjunta tendrá una participación del 50% para cada socio, dijo Deutsche Telekom en el comunicado. Iniciará operaciones en 2015 y deberá proporcionar a los conductores chinos una plataforma de servicios 4G en su coche.

En concreto, los alemanes aportarán su experiencia en comunicación entre maquinas, mientras que China Mobile, primer operador de telefonía móvil en el mundo por la cantidad de clientes, proporcionará acceso a su red.

No se ha revelado ninguna cantidad para este contrato. Pero la inversión de Deutsche Telekom en la empresa conjunta ascendió a decenas de millones de euros, dijo Rheinard Clemens, miembro del Consejo de Administración al Süddeutsche Zeitung.

El auto es ideal para el uso de nuevas tecnologías prometedoras. Los fabricantes buscan integrar nuevos servicios en el vehículo, como escuchar música en streaming, navegación asistida por internet, o la recopilación de información para mejorar la seguridad en la conducción.

En mayo, el gigante estadounidense Google presentó su propio coche autónomo, capaz de conducir sin que nadie lo maneje.

En 2018, el mercado de la tecnología para el coche conectado anda por los 20 millones de euros anuales, frente a 8 mil millones en 2013, según la consultora Juniper Research.

Desde esta perspectiva, China, primer mercado automovilístico del mundo, representa un importantísimo mercado. Sobre todo porque muchos chinos aún no tienen carro, mientras los mercados europeos y estadounidenses se consideran saturados.