La muerte de 11 niños en el principal hospital pediátrico de República Dominicana en tan sólo tres días, resultó en la destitución de la Ministra de Salud, mientras que el informe dice que hubo “deficiencias en el equipo médico.”

Una madre y su hijo frente al hospital Robert Reid Cabral en Santo Domingo, 11 de octubre 2014 (Foto: AFP/ Erika Santelices)

Los niños, ocho de los cuales tenían menos de un año, murieron entre el 3 y 5 de octubre por diversas causas, después de ser hospitalizados en estado grave, algunos con hemorragia pulmonar, otros de enfermedades del corazón o infecciones sistémicas, según la dirección del hospital.

De acuerdo con el informe de la comisión de investigación, estas muertes se debieron a “deficiencias del equipo médico”, una conclusión que llevó a la destitución el viernes de la Ministra de Salud, Freddy Hidalgo, y la directora del hospital, Rosa Nieves.

La nueva ministra, Altagracia Guzmán Marcelino, asumió el cargo el lunes, mientras que el personal del hospital Robert Reid Cabral, cuyos edificios fueron puestos bajo control militar, protestaban por los resultados del informe.

“No vamos a aceptar ninguna sanción” contra los empleados del hospital, dijo el presidente del Colegio Médico Dominicano (CMD), Pedro Sing, durante una reunión del personal.

“Nos oponemos a la militarización del hospital”, dijo Maritza López, coordinadora del Comité SOS, compuesto por empleados de la institución, antes de insistir: “no somos asesinos, somos médicos.”

El personal del hospital denuncia el deterioro del centro hospitalario, el más importante del país en pediatría, debido a la crisis económica.