Osos polares y algunas variedades de gacelas, ballenas y tiburones se añadieron a la lista de especies migratorias protegidas, por los 120 países que firmaron la Convención de Bonn (CMS), que se reunieron hasta la noche del domingo en Quito, Ecuador.

Los osos polares se añadieron a la lista de animales protegidos por la Convención de Bonn. (Foto: Wikipedia)

Después de seis días de intensas negociaciones, se incluyeron 31 nuevas especies en esta lista, donde no se pudo agregar al león africano, por la falta de información disponible por parte de los países de la región.

Entre los animales incluidos, figuran los osos polares, con una población estimada entre 20 y 25,000 ejemplares y cuyo territorio se está reduciendo debido al gran deshielo del Ártico, así como la gacela de frente roja, originaría de África, o la avutarda, ave que vuela de Europa hasta China.

“Las aves migratorias se han convertido en el tema central de los problemas urgentes de nuestro tiempo”, dijo Bradnee Chambers, Secretaria del CMS, que calificó de “histórica” la conferencia de Quito que se llevó a cabo del 4 al 9 de noviembre.

“Desde la contaminación con plástico en los océanos a los efectos del cambio climático, pasando por la caza furtiva y la sobreexplotación, las amenazas que pesan sobre las aves migratorias nos afectan a todos”, dijo.

En cuanto al medio ambiente marino, diversas especies de tiburones (tiburón bulldog, o tiburón martillo) y las mantarrayas se incluyeron en la lista de animales protegidos.

La convención de Bonn sobre la conservación de las especies migratorias que pertenecen a la fauna silvestre, entró en vigor en 1983, estipula que los Estados deben proteger las especies migratorias que habitan al interior o pasan a través de sus jurisdicciones nacionales.

Las especies migratorias están particularmente amenazadas por la reducción de su hábitat, la caza o la degradación de sus áreas de alimentación.

Antes de Quito, un centenar de especies migratorias ya estaban incluidas en el anexo I de la CMS, ya eran consideradas en peligro de extinción. En Quito, las 31 nuevas especies se dividieron entre el anexo I y el anexo II (estado de conservación desfavorable).

La próxima conferencia de la CMS se llevará a cabo en 2017 en Filipinas.