El modelo de crecimiento chino fundado en el bajo costo de mano de obra y de inversiones “sobre dimensionadas” no es viable, dijo el miércoles un alto dirigente del Tesoro estadounidense.

“La expansión del país en las últimas tres décadas, aunque en todos los aspectos es excepcional, está estrechamente ligada a una mano de obra abundante y de bajo costo, inversiones sobre dimensionadas (…) y un rápido crecimiento de las exportaciones”, detalló Nathan Sheets, subsecretario del Tesoro encargado de asuntos internacionales.

“No es un modelo de crecimiento sostenible para China, o para la economía mundial”, dijo en un discurso en Washington, el texto fue enviado a la prensa.

Segunda potencia económica mundial, China, recientemente ha dado leves signos de desaceleración. El crecimiento del producto interno bruto (PIB) se situó en 7.3% entre julio y septiembre, su nivel más bajo desde el primer trimestre de 2009.

De acuerdo con el funcionario estadounidense, China necesita “reequilibrar” su crecimiento, centrándose en la industria de servicios y en el consumo interno en lugar de las exportaciones.

Washington acusa regularmente al régimen chino de prácticas desleales de comercio, como la infravaloración de su moneda, para hacer sus productos más competitivos en el exterior.

En su intervención, el funcionario del Tesoro estadounidense también deploró la “débil” y “desigual” recuperación en Europa y exhortó a los países de la región que disponen de grandes excedentes, sobre todo Alemania, a tomar medidas para “estimular la demanda”.