La enfermera británica infectada por el Ébola, que estuvo aislada desde el martes en un hospital de Londres, se encuentra en estado crítico, anunció este sábado el Royal Free Hospital.

El hospital está equipado con una unidad de aislamiento de alto nivel, con acceso restringido a personal médico entrenado (Foto: Getty Images).

El hospital “lamenta anunciar que el estado de Pauline Cafferkey se ha deteriorado gradualmente en los últimos días y que ahora está en estado crítico”, dijeron en un comunicado los médicos que atienden a la enfermera, quien regresó la noche del domingo pasado de Sierra Leona.

“Mis pensamientos y oraciones están con Pauline Cafferkey que se encuentra en estado crítico por el Ébola”, dijo el primer ministro británico, David Cameron, en Twitter.

El primer ministro escocés, Nicola Sturgeon, también dio apoyo a la enfermera que trabaja en Escocia.

La paciente recibió en los últimos días un tratamiento antiviral y el plasma sanguíneo de una persona que sobrevivió a la enfermedad.

La epidemia de fiebre hemorrágica ha cobrado la vida de más de 7,900 personas, de acuerdo con el último informe de la Organización Mundial de la Salud.

El hospital, sin embargo, no obtuvo el fármaco experimental ZMapp, administrada a personas infectadas de Ébola anteriormente, porque ya no está disponible actualmente.

Se encuentra en el mismo hospital donde el otoño pasado ingresó el enfermero británico William Pooley, que también fue víctima del Ébola en Sierra Leona, pero él si se curó.

Al igual que él, Pauline Cafferkey estuvo en la unidad de aislamiento, donde el acceso está restringido a personal calificado, en una cama dentro de una carpa con sistema de ventilación autónoma.

Pauline Cafferkey, 39 años, trabajó para la ONG Save the Children en el British Medical Center Kerry Town de Sierra Leona, antes de regresar a Inglaterra la noche del domingo.

Ella dio positivo al Ébola el lunes en Glasgow, Escocia, después de tener fiebre durante la noche, fue trasladada en la madrugada del martes al Hospital Royal Free.

Las autoridades sanitarias británicas anunciaron el viernes haber encontrado la pista de los 71 pasajeros del vuelo entre Londres y Glasgow, último viaje de la enfermera.

También pasó por Casablanca en Marruecos, Pauline Cafferkey pudo embarcarse en el aeropuerto londinense de Heathrow después de tomarle la temperatura seis veces.

Como su temperatura fue normal, las autoridades le permitieron abordar el avión.