Un jubilado periodista chino reconoció su error al haber caído en una “inocentada” de la prensa estadounidense, al hacer creer durante 30 años que Lei Feng, héroe comunista dado como ejemplo a generaciones de chinos, también era glorificado en la academia militar estadounidense de West Point.

Hombre caracterizado como el héroe popular chino Lei Feng posa en una calle de Harbin, China. (Foto: AFP)

Li Zhurun, jubilado de la agencia oficial Xinhua y profesor de la universidad hoy en día, reconoció “una de las grandes equivocaciones de su vida” en su micro blog Sina Weibo: “En ese tiempo, era joven e ignoraba que los medios de comunicación occidentales a menudo inventaban información para el 1º. de abril”, escribió.

Héroe fetiche de la propaganda maoísta, Lei Feng era “ejemplo a seguir” desde los años 60, para los chinos de todas las edades; reaparece regularmente en las campañas de tipo ideológico del país.

El  1º. de abril de 1962, dice el periodista en su blog, se encuentra con un despacho de la agencia de noticias estadounidense que aseguraba que la academia militar más prestigiada de Estados Unidos, West Point, también decía a sus cadetes que “siguieran el ejemplo” y “estudiaran” al héroe maoísta, y que su retrato estaba en un lugar destacado de la institución.

La agencia estadounidense, identificada el martes como UPI (United Press International) por el China Daily, añadía que los cadetes estadounidenses también aprendían a cantar, como los cientos de millones de chinos, “Aprendan el buen ejemplo de Lei Feng”.

Al informar con toda la seriedad del mundo la inocentada a través de la agencia oficial de noticias Xinhua, el periodista hizo creer por mucho tiempo en China que Lei Feng era una respetada celebridad internacional.

Al punto que en 2009, un miembro de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CPCPC), una de las principales instituciones políticas del país, citó el honor que mereció el héroe maoísta en West Point para apoyar una demanda para que la UNESCO reconociera el “espíritu Lei Feng”.

“En la famosa (academia militar) West Point, el retrato de Lei Feng es uno de los cinco retratos colgados en el vestíbulo, y el código de conducta de los cadetes de la academia incluye la famosa cita: “La vida humana es limitada, pero servir al pueblo no tiene límite”, declaró el delegado de la CPCPC, liu Jianglong, citado por el Chongqing Morning Post.

La existencia real de Lei Feng es cuestionable, se unió al Ejército Popular de Liberación (EPL) en 1960 antes de morir en agosto de 1962 a los 22 años aplastado por un poste de telégrafo.

La imaginación de los propagandistas del régimen hizo de Lei Feng, siempre humilde y “al servicio del pueblo”, un guardia fronterizo invencible, un trabajador “stajanovista” que hacía polvo los records de producción de carbón, un excelente camarada que se levantaba de noche para lavar los calcetines de sus compañeros de cuartel y, sobre todo un lector asiduo del “pequeño libro rojo”, del que memorizaba citas del presidente Mao.