Veinte dos personas, entre ellas varios extranjeros, se reportaron como desaparecidos tras el hundimiento de un remolcador, durante un viaje de prueba en el río Yangtzé al este de China, informaron autoridades y la prensa estatal.

Dos rescatistas chinos con los restos del remolcador que se hundió en el río Yangtzé, 16 de enero 2015. (Foto: AFP)

El barco, que se hundió a las 15:00 horas del jueves, transportaba 25 personas, 8 de ellas extranjeras, dijo el gobierno de la provincia de Jiangsu, agregando que los equipos de rescate salvaron sólo a 3 pasajeros.

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Singapur confirmó que el remolcador JMS Delta, de reciente construcción, se registró en Singapur y que cuatro de sus ciudadanos se encontraban entre los pasajeros.

Después de que el barco comenzó a zozobrar, el agua entró rápidamente en la cabina, y en menos de 20 segundos estaba llena de agua”, dijo a la televisión estatal uno de los sobrevivientes, Wang Zhenkai, interrogado en su cama de hospital.

Wang acompañaba en el remolcador a un técnico japonés encargado de probar el motor. La embarcación fue construida y equipada en China, para el grupo Dayang Trading de Singapur, según medios de comunicación oficiales.

En Shanghái, el consulado japonés e hindú confirmaron que había un ciudadano de sus respectivos países entre los desaparecidos.

Autoridades de Jiangsu a su vez precisaron que otros dos extranjeros a bordo eran de Malasia e Indonesia.

Inicialmente, la agencia de noticias oficial Xinhua informó de la presencia de un francés, pero no lo mencionó en despachos posteriores. Las autoridades consulares francesas confirmaron que no había ningún ciudadano francés a bordo.

En una imagen difundida por medios de comunicación oficiales, se podía distinguir al remolcador casi totalmente sumergido, a excepción de una parte del casco metálico.

Treinta barcos participaron en las operaciones de socorro, pero según Xinhua, las corrientes y la baja temperatura del agua obstaculizaron la labor.

En opinión de los equipos de rescate, algunos pasajeros podrían estar atrapados en la cabina del remolcador, dijo la agencia la mañana del viernes.

El naufragio se produjo en un paso donde las corrientes son extremadamente rápidas en el Yangtzé, el río más largo de Asia, situado entre las ciudades de Jingjiang y Zhangjiagang, cerca de su desembocadura, no lejos de la metrópoli comercial de Shanghái.

El gobierno provincial dijo que el remolcador estaba en su viaje de prueba, sin solicitar la autorización requerida, y sin proporcionar un preliminar sobre las condiciones del barco.