Las zonas urbanas han experimentado a nivel mundial un aumento en las olas de calor en los últimos 40 años, según un estudio publicado el viernes.

Turistas se refrescan en un estanque frente a la pirámide del Louvre en París, el 3 de julio 2014. (Foto: AFP/ Miguel Medina)

Entre 1973 y 2012, casi la mitad (48%) de las 217 ciudades estudiadas registraron un aumento de días muy cálidos, y dos tercios de ellas un aumento de noches de calor extremo.

La intensificación de las olas de calor se ha acelerado en los últimos años, según un estudio publicado en la revista británica Environmental Research Letters: “en cinco años, la mayor cantidad de olas de calor se registraron en los años 2009, 2010, 2011 y 2012”.

En el estudio, una ola de calor se define como un periodo de al menos seis días en los que la temperatura máxima es superior al 99% de las temperaturas registradas, en todo el periodo.

Al mismo tiempo, en las zonas urbanas, el estudio muestra una disminución de las olas de frío (las más importantes en 1973, 1974, 1976, 1981 y 1983), y para el 60% de esas zonas, también descendieron los días de vientos violentos.

Por el contrario, sólo el 17% de las zonas urbanas experimentaron un aumento de días con fuertes precipitaciones y 10% con lluvias torrenciales.

“Más de la mitad de la población mundial vive en las ciudades, por eso es muy importante entender cómo el clima, especialmente los eventos climáticos extremos, cambian en esas zonas”, explica uno de los autores del estudio, el profesor Vimal Mishra del Instituto de Tecnología de Gandhinagar en India.

Mishra y sus colegas de las universidades estadounidenses de California (Los Ángeles), Washington y Boston usaron las observaciones meteorológicas del NCDC (National Climatic Data Center).

El estudio comprende 217 zonas urbanas de más de 250,000 habitantes repartidos en todos los continentes, que albergaron las estaciones que suministraron datos completos durante 40 años, de 1973 a 2012.