Un estudio llevado a cabo de manera conjunta por McAfee Labs, filial de Intel Security, y el Centro Europeo de Ciberdelincuencia de Europol (EC3), reveló la importancia del factor psicológico para que un ataque cibernético tenga éxito.

En Francia, el 92% de los asalariados no tienen la capacidad de detectar el phishing (suplantación de identidad), el más común y el más frecuente, según el estudio.

Este identificó 6 maneras de influir, que se utilizan actualmente en el mundo digital por los piratas para manipular a los empleados, con el objeto de cometer acciones que van en contra de sus propios intereses.

Los piratas en particular juegan con la seducción, el respeto a la autoridad, la conformidad social y la necesidad de devolver el favor. También dependen de la lealtad o el miedo a perder una oportunidad.

Mientras que el costo toral de la ciberdelincuencia alcanzó un estimado de 445 mil millones de dólares por año. Intel Security recomienda a las empresas educar a sus empleados en estas seis maneras de influir, que forman la “ingeniería social” de los cibercriminales.

Dos tercios de los correos electrónicos enviados en todo el mundo son spam con la intención de extorsionar por información  o dinero. A finales de 2014, McAfee Labs identificó 30 millones de direcciones web sospechosas, “un aumento espectacular” atribuido al uso de direcciones web (URL) cortos o phishing.

Estas URLs son a menudo falsificadas para ocultar el verdadero destino del enlace, y se utilizan en los correos electrónicos para engañar a los empleados.

La tendencia es especialmente preocupante, señala el informe, ya que el 18% de los usuarios destinatarios de un correo electrónico de phishing, al final se convierten en víctimas después de hacer clic en un enlace fraudulento.