Habituados a cazar a los grafiteros en los vagones, la policía alemana descubrió otro tipo de degradación, desconocidos amurallaron totalmente la puerta de un vagón en los suburbios de Hamburgo.

Detrás la puerta automática de este vagón S-Bahn, de un tren de los suburbios alemanes, se encontró un muro de bloques de hormigón pegados con cola construido el martes, dijo la policía el miércoles en un comunicado.

El muro se descubrió una docena de estaciones después de la salida del tren del depósito, los pasajeros tuvieron que abandonar la rama para que se pudieran realizar trabajos de rehabilitación.

El tren debe quedar inmovilizado durante doce horas, y “el costo podría ser más de 10,000 euros”, dijo la policía, agregando que iba a utilizar las cámaras de vídeo-vigilancia para tratar de localizar a los autores.

La policía alemana advirtió que los bromistas que se sientan inspirados por este acto de albañilería, se arriesgan a fuertes multas y hasta cinco años de prisión.