Larry Ong – Epoch Times

En los últimos meses, se han presentado una serie de denuncias penales contra el ex líder chino Jiang Zemin quien ordenó la persecución a Falun Gong desde 1999. La mayoría de los denunciantes son practicantes de esta disciplina espiritual, algunos fueron detenidos por las autoridades, otros no. A medida que el clima político que rodea a la persecución a Falun Gong sigue cambiando a China, abogados y académicos comienzan a estudiar el caso.

Policías en la puerta del Tribunal Intermedio de Kunming, provincia de Yunnan, 12 de septiembre 2014. (Foto: STR/ AFP/ Getty Images)

Zhong Weiguang es un investigador chino que se encuentra en Alemania, comparó el proceso contra Jiang Zemin con “el de Hitler por crímenes de lesa humanidad después de la Segunda Guerra Mundial”. Dijo que este proceso es inevitable históricamente.

Guo Lianhui, fundador del despacho de abogados chinos Jiangxi Mingli, dijo en una entrevista que esos intentos legales eran “algo bueno”, porque, según Guo, Jiang Zemin “causó mucho daño en China y al pueblo chino, pues él inició la brutal persecución a los practicantes de Falun Gong.”

“Los que hacen maldades deben recibir su retribución”, añadió.

Zhang Zanning, profesor de derecho de la Universidad del Sudeste de la ciudad de Nanjing, provincia de Jiangsu, instó a los tribunales chinos a aceptar denuncias y acusaciones contra Jiang Zemin, en virtud del “estado de derecho”, promovido por el régimen últimamente.

“Creo que denunciar a Jiang Zemin es adecuado desde el punto de vista de la ley y la justicia”, dijo. “Mis colegas y yo tenemos la certeza de que demandar a Jiang Zemin es un signo alentador. Demuestra que la conciencia jurídica del pueblo chino está mejorando.”

Los practicantes de Falun Gong, meditación tradicional china que incorpora enseñanzas morales, han presentado al menos 70 denuncias penales contra Jiang Zemin por delitos de lesa humanidad del 28 al 30 de mayo de 2015, en China, de acuerdo con Minghui, sitio web de Falun Gong que informa regularmente de la persecución en China.

Jiang Zemin es demandado porque él inició la persecución de la práctica en 1999, y utilizó todo el aparato del partido y del Estado en la implementación de esta campaña. Una cantidad desconocida de practicantes de Falun Gong, probablemente más de 100,000, según las estadísticas y estimaciones de los investigadores, fueron torturados a muerte en custodia o víctimas de la extirpación forzada de órganos. La cantidad de muertes es imposible de evaluar en la actualidad, porque el partido comunista trata de mantener control total de esta información en China.