El concierto previsto en China del grupo pop estadounidense Maroon 5 fue cancelado, dijeron los organizadores, los fans se preguntaban si las autoridades habían actuado en represalia por la reunión de uno de los músicos con el Dalai Lama.

Maroon 5 en Hong Kong en 2011. (Foto: Wikipedia)

Jesse Carmichael, que alterna el teclado con la guitarra en Maroon 5, tuiteó que se había encontrado recientemente con el líder espiritual tibetano, en la celebración de los 80 años del Premio Nobel de la Paz.

El tuit se refería a la persona que el régimen comunista acusa de querer separar el Tíbet de China, sin embargo fue borrado posteriormente.

Maroon 5 iba a presentarse en Shanghái el 12 de septiembre, indicó el grupo en su sitio de internet, pero esta fecha ya no aparece.

La oficina de Live Nation en China, compañía californiana que organiza espectáculos, se comprometió a reembolsar al público el precio de los boletos del concierto, sin dar ninguna explicación por la cancelación.

Los fans del grupo estadounidense, decepcionados, comentaron en las redes sociales el suceso: “Para asistir al cumpleaños de un amigo, ¿debemos adoptar sus ideas políticas?”, preguntó un internauta.

En general, a las autoridades comunistas chinas no les gusta el rock ni los valores de rebelión contra la autoridad, o el amor libre que transmite.

Desconfiado, el gobierno de Pekín obliga a los artistas de gira en China a presentar con antelación la lista de las canciones que van a interpretar.

El año pasado, los Rolling Stones dijeron que tuvieron que retirar su canción “Honky Tonk Woman” de sus conciertos en China, porque la letra no es del agrado de las autoridades.

En 2013, China prohibió la presentación del legendario grupo de música electrónica alemana Kraftwerk en un festival de Pekín, más de diez años después de figurar su nombre en el cartel de un concierto de apoyo a la causa tibetana.

Pekín también vetó a la cantante islandesa Björk, porque en 2008 en un concierto en Shanghái, había cantado “Tíbet, Tíbet” al final de su canción “Declare Independence” (declare la independencia).

En 2012, el cantante y compositor británico Elton John dedicó su concierto en Pekín al artista Ai Weiwei, abiertamente crítico del régimen chino.