Las medidas adoptadas en los Estados Unidos para mejorar la calidad del aire en la costa oeste del país ven sus efectos limitados por el aire contaminado de China, según un estudio publicado el lunes.

Un tercio de los gases de efecto invernadero son de manufactureras (Foto: REUTERS)

Entre 2005 y 2010, los Estados Unidos lograron reducir en un 20%, en la costa oeste, las emisiones de óxido de nitrógeno, debidas sobre todo al transporte por carretera. Estas substancias contribuyen a la formación de ozono, un contaminante mayor que causa problemas respiratorios y reduce la capacidad de las plantas de realizar la fotosíntesis.

Aun así, “curiosamente, esta baja poco mejoró la calidad del aire local, especialmente con respecto a la capa de ozono”, señala Willen Verstraeten, investigador de la Universidad Wageningen de Holanda y del Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos, quien dirigió el estudio publicado en la revista británica Nature Geoscience.

Según los investigadores, mientras ellos bajaban en EE.UU. las emisiones de óxido de nitrógeno, éstas aumentaban en China debido al fuerte crecimiento económico. Dio lugar a un aumento aproximadamente del 7% en la concentración de ozono del país entre 2005 y 2010, en la troposfera, es decir, la zona más baja de la atmósfera.

“Los vientos predominantes del oeste empujaron la contaminación”, directamente a través del Pacífico a los EE.UU., los investigadores llegaron a esta conclusión mediante la combinación de observaciones de satélite y modelos informáticos sobre el movimiento de las moléculas en la parte inferior de la atmósfera.

Según el Sr. Verstraeten, ya se conocía la presencia de aire contaminado proveniente de China en la costa oeste de EE.UU., pero nadie había demostrado que su cantidad era “tan enorme que anuló parcialmente las medidas de reducción adoptadas por el gobierno de Estados Unidos.”

Para los autores, el estudio muestra que la mejora de la calidad del aire requiere medidas locales y a nivel mundial. “Nuestro ambiente es mundial más que local”, dijo el Sr. Verstraeten.

“China no es el único exportador de contaminación del aire”, también se ve “afectada por la contaminación de otros lugares”, agregó.