El primer multimillonario chino, el empresario Wang Jianlin, perdió $3,600 millones de dólares (3,200 millones de euros) en un solo día, después del colapso de los mercados de valores del mundo.

Wang Jianlin, presidente y fundador de la empresa de entretenimiento Dalian Wanda, fue el empresario que más perdió el lunes negro. (Foto: AFP)

Wang, presidente y fundador de Dalian Wanda, especializada en el sector inmobiliario y el entretenimiento, perdió más del 10% de su fortuna, según el índice de los multimillonarios de Bloomberg, que sigue las fortunas de los más ricos del mundo.

El lunes, el mercado de valores de Shanghái cayó 8.49%, la mayor caída en un día desde el año 2007, mientras los temores siguen creciendo ante la desaceleración de la segunda economía mundial.

El martes, la bolsa de Shanghái cayó de nuevo 7.63%.

Wang Jianlin fue el gran perdedor del lunes, según el índice Bloomberg, actualizado al final de cada día. Las cifras del martes aún no se conocen.

A pesar de la gran pérdida del lunes, la fortuna del Sr. Wang aumentó este año a $6 mil millones de dólares (5.3 mil millones de euros). Jack Ma, la segunda fortuna de China, fundador del gigante del comercio electrónico Alibaba, perdió el lunes “solamente” $545 millones de dólares (479 millones de euros), de acuerdo con el índice.

El gobierno chino puso en marcha un importante plan de rescate después de la caída de la bolsa que se produjo en el país en junio. El plan incluye ayuda financiera a la Corporación de Valores y Finanzas de China, la agencia estatal responsable de la compra de acciones en nombre del gobierno, y evitar que los principales accionistas vendan sus acciones.

El domingo, las autoridades chinas anunciaron que iban a permitir que el fondo estatal de pensiones compre acciones. Los activos del fondo representaban, a finales de 2014, la cantidad de $3, 500 millones de yuanes (481 mil millones de euros).

Y el martes, el Banco Central de China (PBOC) redujo sus tasas de interés por quinta vez desde noviembre, reduciendo los coeficientes de reservas obligatorias de los bancos, un nuevo esfuerzo para apoyar la economía en medio del colapso de las bolsas de valores locales.