Un análisis de sangre en fase experimental podría ayudar a determinar si una mujer que sufrió cáncer de mama es propensa a recaer varios meses antes de detectarse los tumores, según un estudio publicado el miércoles.

Autoexamen mamario (Foto: Wikipedia)

Este método, que se describe en la revista Science Translational Medicine, detecta el ADN del cáncer que circula en la sangre. Pero no será accesible al público en general hasta mucho después de varios años.

Los investigadores esperan el perfeccionamiento de tratamientos personalizados contra el cáncer y, tal vez avanzar en el desarrollo de un tratamiento definitivo.

Los científicos tomaron muestras del tumor y de sangre a 55 pacientes con cáncer de mama en una etapa temprana de la enfermedad. Cada una fue tratada con quimioterapia y se sometió a la extirpación del tumor.

El análisis se llevó a cabo una vez poco después de la cirugía, luego cada seis meses.

De las quince mujeres que experimentaron una recaída del cáncer, doce fueron identificadas con el análisis de sangre. Y en promedio, ocho meses antes de que los tumores fueran visibles con los medios convencionales.

Según Nicholas Turner, jefe del equipo de Oncología Molecular del Instituto de Investigación del Cáncer en Londres, aún hay que abordar algunos retos técnicos para aplicar la prueba, pero “es relativamente barata y la información que proporciona puede hacer una diferencia real para las pacientes con cáncer de mama.”

El diagnóstico de cáncer de mama se efectúa en etapa temprana en el 95% de los casos, pero determinar si un tratamiento ayudó a eliminar todo el tumor es crucial para prevenir las recaídas y la transferencia a otras partes del cuerpo.

“Tomará años antes de que esta prueba esté disponible en los hospitales, pero esperamos alcanzarlo con la realización de pruebas clínicas mucho más grandes a partir del año próximo”, agregó Turner.