Los jefes de estado del mundo, acostumbrados a los mejores restaurantes, tuvieron una agradable sorpresa en las Naciones Unidas, una comida hecha a partir de residuos de alimentos.

El chef neoyorkino, Dan Barber, propietario de Blue Hill. (Foto: AFP)

Dos chefs inventaron un almuerzo hecho en su totalidad con alimentos que hubieran ido a la basura, una manera de resaltar el increíble desastre de la alimentación moderna y su papel en el cambio climático.

El menú en la sede de la ONU en Nueva York, consistió de una hamburguesa vegetariana hecha de pulpa de fruta prensada, que normalmente se desecha.

La hamburguesa se sirvió con papas fritas, creadas con maíz rico en almidón que se utiliza normalmente para alimentar a los animales.

Dan Barber, chef de Nueva York que tiene el restaurante Blue Hill, creó el menú junto con Sam Kass, ex chef de la Casa Blanca que dirige la campaña contra la obesidad “Vamos a movernos” de la primera dama Michelle Obama.

Sam Kass había pensado en este concepto de menú compuesto de desechos, desde la perspectiva de la gran conferencia sobre el clima prevista en París a finales de año.

Decenas de líderes mundiales asistieron al almuerzo, copresidido por los presidentes François Hollande y el peruano Ollanta Humala, en la cumbre del desarrollo celebrada durante tres días en la ONU, antes de las discusiones en París.

De acuerdo con cifras de la ONU, el 28% de las tierras agrícolas en el mundo se usan para producir alimentos que se tiran o desperdician.

Las pérdidas anuales son equivalentes a 3,300 millones de toneladas de carbono. Los que más desperdician alimentos son China y Estados Unidos.

La comida occidental genera una gran cantidad de residuos, mucho desperdicio para preparar un plato de comida.

El desperdicio es más importante en los Estados Unidos, pues cuenta con grandes recursos agrícolas.

El Sr. Barber espera, que un acontecimiento como este almuerzo para los jefes de estado, cambiarán gradualmente la cultura alimentaria.

El objetivo a largo plazo sería no hacer más alimentos a partir de desechos, sino que no los hubiera.