Desaparición de grandes animales priva al planeta de nutrientes clave

La desaparición de animales de gran tamaño debido a la caza excesiva y la destrucción de su hábitat condujeron a una reducción significativa de nutrientes esenciales que provenían de sus excrementos, según un estudio publicado el lunes.

Ballena (Foto: anipedia. net)

Conservar las poblaciones de estos animales puede contribuir a la lucha contra los efectos del calentamiento global, al permitir el aumento de vegetales que absorben dióxido de carbono (CO2), dicen los investigadores.

Su trabajo aparece en la última edición de informes de la Academia Americana de Ciencias (PNAS).

“Antes nuestro planeta tenía docenas de veces más ballenas que hoy, veinte veces más peces anádromas, que viven en el océano pero se reproducen en agua dulce, como el salmón, el doble de aves marinas y diez veces más grandes herbívoros como los mamuts y los perezosos gigantes”, dice Joe Roman, biólogo de la Universidad de Vermont, y coautor del estudio.

Su desaparición o disminución ha alterado el ciclo de nutrientes terrestre, dijo, explicando que los excrementos de estos animales son transportados desde las profundidades del océano a la tierra por aves migratorias y peces.

Por eso, el exceso en la caza de mamíferos marinos en los últimos siglos ha provocado una reducción de más del 75% en su capacidad de desplazar nutrientes como el fósforo, uno de los minerales esenciales en el crecimiento de las plantas.

Los científicos pensaban que los ciclos de nutrientes dependían esencialmente de las bacterias, ignorando en gran medida a los animales.

Pero este estudio, que confirma otros trabajos recientes, muestra con la ayuda de modelos matemáticos, el papel esencial de estos animales y su materia fecal en la fertilización de los ecosistemas del planeta, tan vitales para las poblaciones humanas.

“El estudio desafía la hipótesis de que los microbios eran la clave del ciclo de nutrientes y que el fitoplancton y las plantas son los elementos esenciales”, dice Joe Romano.

Los investigadores analizaron el fósforo y calcularon que antes del inicio de la caza de ballenas hace tres siglos, estos mamíferos marinos producían y transportaban 340,000 toneladas de la sal de este mineral anualmente, frente a las 74,000 toneladas en la actualidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s