Nace cada 10 minutos en algún lugar del mundo un niño sin nacionalidad, un problema exacerbado por el conflicto en Siria que ha llevado a la peor crisis migratoria en Europa desde 1945, dijo el martes la ONU, que quiere eliminar el estatus de apátrida para el 2024.

Actualmente hay 10 millones de personas consideradas apátridas en todo el mundo. (Foto: Twitter ACNUR@Refugees)

De acuerdo con un informe que se presenta este miércoles en la sede de la ONU en Nueva York por al Alto Comisionado para los Refugiados, Antonio Guterres, “el problema sigue creciendo.”

Los países que tienen las poblaciones apátridas más numerosas son Birmania, Costa Marfil y Tailandia, al menos 70,000 niños apátridas nacen cada año.

“En el poco tiempo que los niños aprenden a ser niños, el apátrida puede grabar en piedra los problemas que le acechan durante toda su infancia y, así, condenarlos a una vida de discriminación, frustración y desesperación”, declaro el Sr. Guterres, el informe destaca las dificultades que estas personas tendrán para acceder a la educación, salud y empleo.

Durante el conflicto, la ausencia del acta de nacimiento crea un riesgo particularmente alto para los refugiados y los migrantes.

Es el caso del conflicto en Siria, la mayor crisis humanitaria del mundo según Naciones Unidas, que ha obligado a más de 4 millones de personas a huir a los países vecinos. Varios cientos de miles, incluidas mujeres que dan a luz en el camino, huyeron a Europa.

En particular, debido a la discriminación de género consagrado en la legislación siria relativa a la nacionalidad, los niños sirios pueden adquirir la nacionalidad solamente de su padre. El conflicto ha dejado a casi el 25% de los hogares de refugiados sirios sin padre que puedan dar fe de su nacionalidad, un certificado de nacimiento es la única manera de probar la ciudadanía de un niño, dice la ACNUR.

Para la agencia de la ONU, el acta de nacimiento es, por lo tanto, de “vital importancia” para los refugiados sirios nacidos en los países de asilo y muchos son separados de sus padres o de sus familias.

“Esto ayudaría a prevenir entre los niños la ausencia de nacionalidad, asegurar su reconocimiento como ciudadanos sirios y permitirles regresar a Siria cuando las condiciones sean favorables”, dice la ACNUR.

La discriminación, con base en el origen étnico, la raza, la religión o el sexo, es la principal causa de la falta de nacionalidad en el mundo.

Hace un año, la ACNUR lanzó una campaña para terminar con la condición de apátrida en 2024. Hace un llamado a los estados para que los niños puedan obtener la nacionalidad del país donde nacieron, a la derogación de leyes que impidan a las madres pasar su nacionalidad, suprimir las leyes y prácticas discriminatorias y garantizar el registro universal de nacimientos.