La cerveza artesanal que causó la muerte de 75 personas en enero en Mozambique se hizo con una harina contaminada por una bacteria tóxica, anunció el miércoles el Ministerio de Salud, descartando cualquier envenenamiento criminal.

Cerveza (Foto: Wikipedia)

La fabricante de la cerveza, que se encuentra entre las víctimas, usó una harina de maíz dañada por el agua de lluvia para preparar 210 litros de cerveza artesanal, explicó Ilesh Jani, director del Instituto de Salud de Mozambique, dependiente del Ministerio de Salud, en una rueda de prensa en Maputo.

La población local había dictaminado que la harina no era propia para el consumo, pero que se podía utilizar para elaborar la cerveza, dijo.

La cerveza que se sirvió en Chitima el 9 de enero a las personas que regresaban de un funeral. Esa misma noche, las víctimas murieron en sus casas, y muchos pacientes que presentaron diarrea y fuertes dolores musculares fueron al puesto de salud local.

En total, la ingestión de cerveza adulterada afecto a 232 personas, de las cuales 75 murieron en los días que siguieron.

Se abrió una investigación, mientras los medios de comunicación y redes sociales habían especulado sobre la hipótesis de una intoxicación por bilis de cocodrilo, del que se necesitaría una gran cantidad para intoxicar mortalmente a tantas personas.

Muestras de la bebida, de sangre y fluidos gástricos fueron enviadas a Portugal y a Sudáfrica para su análisis, sin éxito.

Fue en los Estados Unidos donde identificaron la bacteria “Burkholderia gladioli”, que encontraron en la harina de maíz alterada.

Casos similares de envenenamiento con esta bacteria se registraron en Indonesia y China, subrayó Ilesh Jani, insistiendo en la necesidad de tomar precauciones de higiene al elaborar bebidas tradicionales.