China puso en circulación una nueva versión del billete de 100 yuanes, agregando al retrato de Mao claves doradas para hacer, supuestamente, más complicadas las falsificaciones, pero fueron rechazados por los cajeros automáticos y algunas tiendas.

1040368752

El complicado asalto del yuan en el mercado mundial. (Foto: Reuters)

El billete de 100 yuanes (unos 14.60 euros), de color rosado, es el más grande disponible en la segunda economía mundial.

Siempre encontramos de un lado una representación de Mao, fundador de China comunista, y del otro, el Gran Palacio del Pueblo, construcción en la Plaza de Tiananmen en Pekín, emblema del poder central.

Pero debido a tantas falsificaciones, las autoridades añadieron a esta nueva versión matices dorados y una cinta reflejante más larga, haciendo al billete más brillante, por lo que los internautas lo bautizaron irónicamente “tuhao jin”, en español “oro de los nuevos ricos”.

Las adiciones a la versión anterior del 2005, “ayudará al público a distinguir más fácilmente los billetes falsificados de los verdaderos” y “hará más conveniente el reconocimiento en los sistemas automatizados”, según el Banco Central de China (BPC).

Puesto en circulación el nuevo billete, con bombo y platillo el jueves, hubo problemas. Los cajeros automáticos de algunos bancos, programados para aceptar depósitos en efectivo, los rechazó una y otra vez el viernes, informó el Dongya Jingmao Xinwen, periódico de finanzas de Changchun.

El gerente de un banco, citado por el diario, explicó que los cajeros automáticos debían “actualizar” su software para que puedan reconocer el nuevo billete.

Algunos supermercados tampoco aceptaron el nuevo billete “dorado”, por desencadenar los tonos estridentes de sus máquinas detectoras de billetes falsos, agregó el periódico.

La falsificación de billetes de banco sigue siendo generalizada en todo el país, a pesar de las operaciones de las fuerzas del orden.

La policía de la provincia de Guangdong anunció en septiembre haber decomisado stocks masivos de billetes falsos de 100 yuanes, con un valor nominal de 210 millones de yuanes (30.6 millones de euros).

Esta semana, el gobierno también insistió en que no tiene la intención de emitir billetes de más de 100 yuanes, a fin de “frustrar a los falsificadores y a la corrupción”, mientras el uso generalizado de sobornos gangrena al partido comunista en el poder, según la agencia de noticias Xinhua.