Se construye en China una de las más grandes plantas de clonación animal, con el fin de producir en serie perros, caballos y hasta un millón de vacas al año, según la prensa china.

b80a344026dc1e03634085dbe62eb3867a38c864

Vaca Parthenaise en Perigne, Francia, el 18 de marzo de 2015. (AFP/ Guillame Souvant)

Con una inversión de 200 millones de yuanes (29.4 millones de euros), este centro de producción incluirá un laboratorio de clonación y un banco de genes, anunció la agencia oficial de noticias Xinhua.

El proyecto lo llevará a cabo la compañía de biotecnología china Boyalife y la empresa sudcoreana Sooam Biotech, su fundador estuvo involucrado hace una década en la clonación de embriones humanos, junto con dos institutos de investigación chinos.

La empresa clonará mascotas, perros policías, caballos de carreras y vacas, para comercializarlos a escala industrial.

La “producción” deberá comenzar el año próximo en el puerto de Tianjin, situado a 150 km de Pekín.

Al principio, se producirán anualmente 100,000 embriones de vaca, luego un millón, según el presidente de Boyalife, Xu Xiaochun, citado por Xinhua.

Sin embargo, el escepticismo prevaleció en las redes sociales chinas, muchos usuarios de internet dudaban que los consumidores compren carne procedente de animales clonados.

La ubicación de la planta, no lejos del lugar donde se produjeron este verano explosiones mortales en un almacén químico, un motivo más de preocupación en un país marcado por recurrentes escándalos alimentarios.

Un internauta dijo con ironía: “¿Venderán la carne en Corea del Sur o en China? Si es en China, hay que pedir a nuestros dirigentes que la coman primero”.

Hwang Woo-Suk, director de Sooam, afirmó en 2004 haber creado las primeras células madre derivadas de un embrión humano clonado, “primicia mundial” antes de que los especialistas desenmascararan al impostor y descubrieran el fraude.

La página web de la compañía sudcoreana explica a sus clientes potenciales lo que deben hacer si quieren clonar a su mascota fallecida.

La empresa conjunta creada por Sooam y Boyalife inició la clonación en el mercado chino desde el año pasado, según Xinhua, duplicando tres cachorros mastines tibetanos.