Los moscovitas, que ya se pueden conectar al wifi en el metro y en muchos cafés, ahora ya pueden navegar en internet en los cementerios más visitados de la capital.

moscu-cementerio-nani-arenas-blog

Museo escultórico en el cementerio de Novodiévitchi de Moscú.

La empresa moscovita de pompas fúnebres anunció el jueves su intención de instalar desde enero terminales inalámbricas en los cementerios de Vagankovo, Troiekourovo y Novodiévitchi, lugar de descanso entre otros del escritor ruso Antón Chejov, el líder soviético Nikita Kruschev o el primer presidente ruso Boris Yeltsin.

Si el servicio tiene éxito, las autoridades de Moscú pensarán en dotar terminales inalámbricas en cada uno de los 133 cementerios de la capital.

Cada año, entierran a unas 120,000 personas en Moscú. Los cementerios tienen hasta la fecha cerca de 8 millones de tumbas, de acuerdo al sitio del ayuntamiento.

Los cementerios Novodievitchi y Vagankovo ya están equipados con sistemas GPS para ayudar a sus visitantes a localizar las tumbas de sus difuntos más famosos.

En el metro ya se conectan cada día unos 710,000 moscovitas al wifi instalado en los vagones. Los parques también ofrecen wifi a los paseantes, así como los museos y la gran mayoría de los cafés y restaurantes de la capital.