Un niño de 5  años salvó a su padre víctima de un infarto, en la noche recorrió 3 kilómetros en bicicleta bajo la lluvia por una carretera de Mayenne, Francia, antes de ser recogido por un automovilista que pudo dar la voz de alarma.

ninokevindejene

Kevin-Djéné. (Foto: AFP)

“Él iba en pijama y chanclas, con un abrigo encima. Estaba empapado, tembloroso. Hacía muy mal tiempo”, declaró el conductor, Jean-François Pinot, sobre su encuentro el miércoles con el niño Kevin-Djéné en el camino a la salida de la localidad de Saint-Pierre-La-Cour.

Como le dijo al diario  Ouest-France, el niño había salido de su casa después de ver el colapso de su padre. Dejó a su hermana de dos años junto a su padre inconsciente, montó en su bicicleta para buscar a su madre que trabaja por las noches en Vitré, a una docena de kilómetros de su domicilio.

Al borde de la carretera, a más de tres kilómetros, el Sr. Pinot, un agricultor “que regresaba de su curso de artes plásticas”, lo vio como a las 10 y cuarto de la noche. “Él me dijo mi papá murió, lo metí a mi coche mientras otro automovilista llamaba a los servicios de emergencia.”

Los bomberos y la policía alertaron al alcalde de la localidad de 2,000 habitantes, Claude Le Feuvre, quien logró relacionar al niño con una familia de su municipio. Mientras los bomberos recogían al niño del coche del Sr. Pinot, los paramédicos fueron a su domicilio y transportaron al papá al Hospital Laval, donde pudieron salvarlo y le permitieron regresar a casa.

“Cumplí con mi deber, ayudar a una persona en peligro”, declaró el Sr. Pinot, al que no le hizo mucha gracia su repentina exposición a los medios de comunicación.