El frágil arco de hielo que se había formado en estos últimos días en un extremo del glaciar argentino Perito Moreno, en la Cordillera de los Andes, se derrumbó de repente el jueves, un espectáculo sorprendente que no se había observado desde el 2012.

1e7bc26b2de870a9706bb3ad6934d89e

La ruptura de un arco de hielo que se formó en el glaciar Perito Moreno, en Argentina. El fenómeno se produce cada cuatro años. (Foto: AFP)

Este fenómeno natural, que no está relacionado con el cambio climático, se vio por última vez en el 2012. Un río que fluye bajo el glaciar afecta las paredes de hielo y, a veces dibuja formas particulares. Los arcos se forman cada cuatro años desde el 2004.

En 2012, la ruptura se produjo en la noche y no pudo filmarse. Entre 1998 y 2004, transcurrieron 16 años sin que se produjera el fenómeno.

El jueves, los canales de televisión, fotógrafos, científicos y turistas se apostaron frente al glaciar de Patagonia, uno de los principales sitios turísticos de Argentina, para aprovechar el momento de la ruptura del puente de hielo que conecta la orilla del Lago Argentino y el glaciar.

Todos los días, se desprenden ruidosamente los bloques de hielo de los acantilados de 50 metros de altura del Perito Moreno y caen en el lago del Parque Nacional de los Glaciares.

Clasificado como Patrimonio Mundial de la Unesco, el Perito Moreno se encuentra en la provincia de Santa Cruz, al sur de la Patagonia argentina.

Aunque la mayoría de los glaciares de la Cordillera de los Andes se reducen debido al calentamiento del planeta, el glaciar del Perito Moreno avanza. Su superficie es de unos 250 Km2 y desciende 30 km las pendientes de la Cordillera.